Identidad de clase social

Ejemplos de identidad de clase social

La identidad social se refiere a la pertenencia de una persona a un grupo social. Los grupos más comunes que conforman la identidad social de una persona son la edad, la capacidad, la etnia, la raza, el sexo, la orientación sexual, el estatus socioeconómico y la religión.

Como resultado de tu identidad social, sueles pertenecer a un grupo interno y a un grupo externo. Por ejemplo, si hablamos de edad y has nacido entre 1981 y 1996, perteneces al grupo de los Millenials. Pero, eres un fuera-grupo de las generaciones Gen Z y Gen X.

Los jóvenes suelen enfrentarse a prejuicios debido al estereotipo de que son ingenuos e incompetentes, las personas de mediana edad ya no son bienvenidas en algunos entornos juveniles y las personas mayores suelen tener dificultades para conseguir trabajo debido a la percepción de que ya no están en la flor de la vida.

Pero cada generación tiene también su propia identidad de grupo que le acompaña a lo largo de la vida. La Generación Z, por ejemplo (nacidos a partir de 1997), es conocida por su afición a las redes sociales y la percepción de que están muy concienciados con las cuestiones medioambientales.

Teoría de la identidad social

En la década de 1950, la clase social era una parte muy importante de la vida británica. Sin embargo, recientemente, los sociólogos han estado debatiendo si la clase social seguía siendo un concepto útil para tener en cuenta e investigar.

Saunders sostiene que las personas de distintas clases sociales tienen diferentes oportunidades en muchos ámbitos de la vida. Dice que los niños de clase media tienen más probabilidades de beneficiarse de la educación privada que los de clase trabajadora, por ejemplo. No sólo eso, sino que incluso identifica cuatro factores principales que pueden afectar a la ocupación de una persona en el futuro:

Algunos sociólogos destacan que el vínculo entre clase social y comportamiento electoral se ha debilitado en las últimas décadas. Antes de los años 70, existía una clara división entre el voto de la clase trabajadora y el de la clase media.  Los individuos de clase trabajadora solían votar a los laboristas, mientras que los de clase media votaban a los conservadores.

Ejemplo de identidad social

ResumenMuchos autores han sugerido que, a medida que pasemos de una sociedad industrial a una sociedad postindustrial, las identidades sociales tradicionales, como la clase, perderán importancia social (Clark y Lipset, 1991; Pakulski y Waters, 1996; aunque compárese con Hout et al., 1993). Clark y Lipset, por ejemplo, han planteado la pregunta: «¿Están muriendo las clases?», mientras que en un libro titulado The Death of Class (La muerte de la clase) Pakulski y Waters han escrito lo que en realidad es un obituario del concepto. La idea es particularmente prominente en la obra de escritores como Ulrich Beck, que ha hablado de la individualización de la sociedad moderna. Para Beck, la clase es una «categoría zombi»: «la idea sigue viva aunque la realidad a la que corresponde esté muerta» (Beck y Willms, 2004: 1-52 citado en Atkinson, 2007: 354). En este sentido, los individuos ya no son miembros de comunidades sociales estables cuyos miembros comparten el mismo mundo vital distintivo», sino personas «condenadas a elegir» sus propios mundos vitales.Palabras claveEstas palabras clave han sido añadidas automáticamente y no por los autores. Este proceso es experimental y las palabras clave pueden actualizarse a medida que mejore el algoritmo de aprendizaje.

Identidad de clase

El término «clase social» es de uso común en la cultura estadounidense actual, pero no está bien definido ni se entiende bien. La mayoría de nosotros tenemos la sensación de que existe una jerarquía en la sociedad, de baja a alta, basada en los ingresos, la riqueza, el poder, la cultura, el comportamiento, el patrimonio y el prestigio. La palabra «clase» añadida a términos como «trabajadora», «dominante», «inferior» y «superior» es una forma abreviada de describir estos escalones jerárquicos, pero con concepciones generalmente vagas de lo que significan esos términos.

El enfoque de la clase social objetiva implica una determinación directa de la clase social de una persona basada en variables socioeconómicas, principalmente ingresos, riqueza, educación y ocupación. Un segundo enfoque de la clase social, el que nos ocupa aquí, se ocupa de cómo las personas se sitúan a sí mismas en categorías. Se trata de la clase social subjetiva, un enfoque que tiene sus dificultades pero que ayuda a explicar la clase desde la perspectiva de la gente. Esto es importante, ya que la forma en que las personas definen una situación tiene consecuencias reales sobre su resultado.

Como cabría esperar, los ingresos son un poderoso factor determinante de la clase social en la que se encuadran las personas, al igual que, en menor medida, la educación. La edad marca la diferencia, incluso controlando los ingresos y la educación, al igual que la región, la raza, el hecho de trabajar o la residencia urbana, suburbana o rural.