Excusas para salir de clase

Excusas para faltar a clase en el instituto

Sean cuales sean las razones que tengas para llegar tarde, no suele ser buena idea decir la verdad. En otros casos, debes estar armado con excusas brillantes, ya que te ayudarán a evitar el castigo. Echa un vistazo a nuestra lista de las mejores excusas para llegar tarde a clase, que pueden serte útiles cuando no seas capaz de inventar nada convincente para que tu profesor te crea.

¿Qué profesor se enfadaría con un alumno que llega tarde a clase por practicar el altruismo? Puedes elegir cualquier acto de bondad al azar, como acompañar a una anciana ciega que estaba cruzando la calle, rescatar a un gatito, ayudar a un niño perdido a encontrar a su familia o llevar a un perro herido al hospital. Asegúrate de utilizar al máximo tu potencial de actuación para que tu profesor sea más indulgente.

Si no eres miope, esta excusa no te servirá. Pero si lo eres, puedes aprovecharte de tu mala vista. Todo el mundo que tiene gafas sabe que tienden a extraviarse, y que no llevarlas te hace ser torpe y provoca muchos percances. Así que, cuando llegues tarde, puedes decir algo como: «He perdido las gafas y no las encontraba».    El profesor te dejará en paz.

Ausencia en clase

Hasta hace unos tres años nadie me decía que no había una forma incorrecta de adorar. Cuando esta noción finalmente me golpeó como un ladrillo en la cabeza, todo tuvo sentido. Hay una docena de maneras diferentes de adorar, pero cada persona ha encontrado una manera más impactante que las otras. Mi favorita es la adoración musical. En los últimos tres años me he rodeado de adoración musical. Trabajo en mi iglesia como pasante del departamento de música, en los campamentos de verano dirijo la adoración, y he utilizado la música en español como herramienta para la adoración.

Desde mi segundo año, cuando me preguntaron qué quería en una universidad, el espíritu escolar siempre estaba en la lista. Nunca estuve muy segura de si una escuela pequeña o una grande sería mejor para mí, pero sabía que ir a una escuela donde los estudiantes amaran su escuela era lo que quería. Después de elegir mi colegio, compré con entusiasmo sudaderas, gorras y camisetas para representar a mi colegio. Cada vez que llevaba el logotipo de mi escuela, alguien gritaba «¡Vamos gatos!» o «¡Beardown!», lo que me hacía sentir conectada al instante. Ya sea «fighting on», «forking em» o «bearing down», escuchar estas palabras da escalofríos.

Excusas para no ir a la escuela

8 Excusas Realmente Funcionales Para Abandonar Una Clase En La Escuela Secundaria, cómo abandonar una clase, cómo abandonar una clase en la universidad, qué pasa cuando abandonas una clase en la universidad, cuándo es la fecha límite para abandonar una clase en la escuela secundaria

Difundir el amorCreemos que hay dos razones principales por las que un estudiante de secundaria puede dejar una clase: una razón genuina o una razón forzada. Como un problema emocional o de salud, una razón fundamental sería aceptada, aunque no fuera perfecta. Pero una razón falsa es difícil de aceptar porque es culpa del estudiante. Si tuvieras que dejar los estudios por tus malos hábitos e influencias, sería como si te hubieran obligado. Suspenderías la clase por no prestar atención o por no obtener la calificación requerida para aprobar, pero aun así tendrías que abandonar la escuela y serías juzgado y se hablaría de ello para siempre.

Si quieres dejar una clase del instituto, debes pensarlo mucho porque habrá consecuencias, sean buenas o malas. No es fácil conseguir el permiso de tus padres y profesores para dejar una clase si no tienes una buena razón. ¡Así que vamos a descubrir 8 buenas razones para dejar una clase del instituto que funcionan!

Cómo salir de clase antes de tiempo

Te levantas con la resaca del infierno, no tienes nada que ponerte, no has hecho los deberes o simplemente no tienes energía para salir de la cama. Rezas para haber acumulado el suficiente buen karma como para recibir un correo electrónico de última hora de tu profesor diciendo que la clase ha sido cancelada o, mejor aún, un aviso de que los lunes han sido revocados permanentemente de la vida. Cuando no ocurre ninguna de las dos cosas, tienes que pensar desesperadamente en una excusa creativa. En lugar de mentir sobre vagas emergencias familiares o que tu perro se ha dado un festín con tu trabajo de fin de curso, aquí tienes nueve excusas que debes tener en tu arsenal para asegurarte de que no te pillen en una mentira.1. Manzana malaDile a tu profesor que te has intoxicado. Vomitas por todo el cuarto de baño durante 24 horas y llegas con los ojos y la cola brillantes al día siguiente, a pesar de que acabas de escribir un ensayo inducido por Adderall en una sola sesión. En realidad, sólo puedes utilizar este método una vez, así que no lo conviertas en un hábito. Desorden en el tribunalHazle saber a tu profesor que estás programado para ser jurado. No pueden discutir con la ley. No obstante, ten cuidado si tu profesor es de los que piden pruebas.Publicidad