Cuantas clases de oratoria existen

2 formas de hablar en público

Existen cuatro tipos principales de discursos o tipos de oratoria. Para utilizar bien el poder de la oratoria, un orador debe dominar todos ellos: entender qué tipo de discurso utilizar y cuándo, y cómo utilizarlo para obtener la máxima eficacia.

Un discurso de demostración es una extensión de un discurso de proceso informativo. Es un discurso de «cómo hacerlo», que combina la información con la demostración. El proceso del tema puede demostrarse en directo o mediante ayudas visuales. El objetivo del discurso es enseñar un proceso completo y se encuentra en todas partes: en las aulas de las empresas y de la formación profesional, en las aulas de las escuelas, en las salas de conferencias de las universidades… en cualquier lugar en el que la gente refresque sus conocimientos o aprenda otros nuevos.

Esquema de discurso de demostración Este es un esquema completo de un discurso de demostración. El tema es «cómo dejar un mensaje de voz eficaz» y la muestra cubre toda la secuencia desde la introducción hasta la conclusión del discurso. Hay una versión imprimible en blanco de la plantilla del esquema para descargar si lo desea. También hay un enlace de YouTube a una grabación del discurso.Temas de discursos de demostración 3 páginas de sugerencias de temas de discursos ‘cómo hacer’, todos ellos adecuados para la escuela media en adelante.

Confianza en sí mismo

¿En qué piensas cuando escuchas la palabra «propósito»? Técnicamente hablando, un propósito puede definirse como la razón de ser de algo, el uso de un objeto o la razón de hacer algo. A efectos de hablar en público, se pueden aplicar las tres cosas. Por ejemplo, cuando hablamos del propósito de un discurso, podemos cuestionar por qué se dio un discurso específico; podemos cuestionar cómo se supone que debemos usar la información dentro de un discurso; y podemos cuestionar por qué estamos creando personalmente un discurso. En este capítulo concreto, nos interesa más ese último aspecto de la definición de la palabra «propósito»: por qué pronunciamos discursos.

Desde que los estudiosos empezaron a escribir sobre la oratoria como un fenómeno distinto, se han creado diferentes sistemas para clasificar los tipos de discursos que la gente puede pronunciar. Aristóteles hablaba de tres propósitos del discurso: deliberativo (discurso político), forense (discurso en los tribunales) y epidético (discurso de alabanza o de culpa). Cicerón también hablaba de tres propósitos: judicial (discurso de sala), deliberativo (discurso político) y demostrativo (discurso ceremonial -similar al epideíctico de Aristóteles). Un poco más recientemente, San Agustín de Hipona también escribió sobre tres propósitos específicos del discurso: enseñar (proporcionar información a la gente), deleitar (entretener a la gente o mostrarle ideas falsas) y convencer (persuadir a la gente de una ideología religiosa). Todos estos sistemas de identificación de discursos públicos han sido intentos de ayudar a las personas a determinar el propósito general de su discurso. El propósito general se refiere al objetivo general de crear y pronunciar un discurso.

Humor

En el mundo actual, nos bombardean constantemente con mensajes tanto buenos como malos. No importa dónde vivas, dónde trabajes o vayas a la escuela, o qué tipo de medios de comunicación utilices, probablemente estés expuesto a cientos, si no miles, de mensajes publicitarios cada día. El investigador Norman W. Edmund calcula que en 2020 la cantidad de conocimientos en el mundo se duplicará cada setenta y tres días (Edmund, 2005). Dado que vivimos en un mundo en el que estamos abrumados de contenidos, comunicar la información de forma accesible para los demás es hoy más importante que nunca. Para ayudarnos a entender mejor por qué es importante hablar en público, primero examinaremos la oratoria en la vida cotidiana. A continuación, analizaremos cómo la oratoria puede beneficiarle a usted personalmente.

Todos los días hay personas en Estados Unidos y en todo el mundo que se ponen de pie frente a algún tipo de público y hablan. De hecho, existe incluso una publicación mensual que reproduce algunos de los mejores discursos de todo Estados Unidos llamada Vital Speeches of the Day (http://www.vsotd.com). Aunque los discursos públicos son de varios tipos, en general pueden agruparse en tres categorías en función de su finalidad: informativos, persuasivos y de entretenimiento.

Liderazgo

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Hablar en público» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (octubre de 2022) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La oratoria, también llamada oratoria, ha significado tradicionalmente el acto de hablar cara a cara ante un público. Hoy en día incluye cualquier forma de hablar (formal e informalmente) a una audiencia, incluyendo el discurso pregrabado entregado a gran distancia por medio de la tecnología.

Confucio, uno de los muchos eruditos asociados a la oratoria, enseñó en su día que si un discurso se consideraba bueno, repercutiría en la vida de los individuos, tanto si lo escuchaban directamente como si no[1] Su idea era que las palabras y las acciones de alguien con poder pueden influir en el mundo[1].

La oratoria se desarrolló como una esfera primordial del conocimiento en Grecia y Roma, donde destacados pensadores la codificaron como parte central de la retórica. En la actualidad, el arte de hablar en público se ha transformado gracias a la nueva tecnología disponible, como las videoconferencias, las presentaciones multimedia y otras formas no tradicionales.