Cómo un profesor puede influir en el desarrollo de la personalidad de un alumno

La enseñanza va más allá de dar conferencias, realizar exámenes y calificar. Los buenos profesores influyen en la personalidad de los estudiantes, porque la educación es una actividad que ayuda a las nuevas generaciones no solo a obtener la información necesaria, sino también a desarrollar habilidades, cosmovisión y a adquirir los valores necesarios para la vida en sociedad.

Los estudiantes suelen copiar el comportamiento y la percepción del maestro, el maestro se convierte en un modelo a seguir para los estudiantes. A continuación, brindamos algunos consejos sobre cómo un maestro puede influir en la personalidad de un alumno de la mejor manera.

1. Utilice modelos a seguir

A los estudiantes les encanta elegir modelos a seguir, por lo que deben proporcionarse opciones de la más alta calidad. Los educadores pueden hacer un esfuerzo consciente para identificar personajes positivos de la ciencia, la literatura, la historia y el arte como modelos a seguir.

Permita que los estudiantes describan en detalle, evalúen y contrasten su comportamiento y los rasgos de estos individuos. Discuta abiertamente las historias de éxito de científicos, atletas o cualquier otra persona famosa. Pida a los alumnos que seleccionen personas que combinen palabras con acciones y ayúdeles a hablar en detalle sobre cómo pueden mejorar sus vidas y las de los demás a través de cualidades y valores positivos.

2. Desarrollar la personalidad y establecer principios básicos de comportamiento

Hay ciertos aspectos que afectan el carácter de una persona, pero el comportamiento que observa todos los días tiene un impacto especial: mostrar respeto, cuidado, responsabilidad, justicia, confiabilidad, diligencia y decencia. Como educador, es su responsabilidad establecer reglas de práctica adecuadas en el grupo.

Díganos qué es aceptable y qué no es aceptable para una conferencia o seminario. Dé un buen ejemplo: controle el trabajo a tiempo, sea puntual, preciso en sus expresiones y respetuoso. Mantenga una actitud positiva felicitando a los alumnos con buenos comportamientos. Al mismo tiempo, explique las razones por las que desaprueba determinadas acciones.

3. Desarrollar empatía e insistir en el respeto

Cree una política de tolerancia cero para el acoso, el abuso y la intimidación. Anime a los estudiantes a que se preocupen y sean sensibles entre sí. Respetar el punto de vista de los demás y proteger la propia dignidad son los principales rasgos que el profesor puede enseñar a los alumnos, especialmente durante las discusiones que se desarrollan en el seminario.

4. Informar sobre los programas de voluntariado

Enfatice la dignidad y la importancia del voluntariado en la vida diaria de una persona. Informar sobre los programas de voluntariado disponibles para los estudiantes y motivar a los suyos a participar activamente en ellos. En primer lugar, hable sobre organizaciones que ayudan a personas con discapacidad o personas mayores a generar empatía en los estudiantes. Invite a los alumnos a iniciar un proyecto de reciclaje para contribuir a la conservación del medio ambiente, o cualquier otro proyecto que beneficie a la escuela, la comunidad o la ciudad.

5. Evite los atajos

Etiquetar es el error más común que se comete y, a veces, los profesores lo son. Esto tiene un efecto profundo en los estudiantes. No compare  estudiantes entre sí, no idealice a ciertos estudiantes usándolos constantemente como ejemplos. Celebre a cada alumno capacitándolo para que desarrolle todo su potencial y personalidad.

6. Escuche y ayude

Escuche las necesidades individuales de los alumnos. Hágales saber que pueden compartir problemas personales y académicos con usted. Bríndeles el máximo apoyo y orientación. Esto los ayudará a superar con éxito los altibajos de la vida y a generar confianza en su personalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.